miércoles, 8 de febrero de 2017

ADAMS OBVIO

Hace unos quince días llegó a mis manos un pequeño libro-cuento que reimprimió la agencia de publicidad Ogilvy & Matter y que según un amigo mío que trabajó allí, lo entregaban a todos los ejecutivos de la compañía apenas se vinculaban a la misma.

El libro fue publicado por primera vez en 1916 . lo escribió  Robert R. Updegraff. Es decir que ya tiene 100 años. El libro es muy sencillo, pero aún no pierde vigencia, porque paradógicamente, en estos 100 años transcurridos tenemos muchísimas más herramientas que nos facilitan el análisis y nos brindan información en tiempo real para la toma de decisiones que la gente de aquella época y sin embargo, cada vez nos encontramos frente a decisiones que se alejan de lo obvio, basadas en mucha información y poco análisis y observación.

Este libro tiene que ver con ventas, porque el denominado "Adams Obvio", era un simple empleado, pero con tal agudeza para analizar datos y eventos simples, que logró vender proyectos publicitarios muy grandes, por encima de los altos ejecutivos de su empresa. Esta situación lo llevó a convertirse en el vicepresidente de la agencia y ser reconocido en todas las esferas empresariales.

A continuación transcribiré del libro, 5 formas que recomiendan  para detectar  lo obvio y 5 caminos creativos para reconocer lo obvio.

CINCO FORMAS PARA DETECTAR LO OBVIO:

- Lo obvio casi siempre es simple
- Si tiene que explicar su idea "obvia" es porque no es obvia.
- Si no la puede escribir en dos o tres párrafos,  que tengan sentido, la idea no es tan obvia.
- Si cuando la explica, no arranca un: "Porque no se nos ocurrió antes" y debe hacer una explicación larga, la idea no es tan obvia.
- Identifique el momento preciso para lanzar la idea obvia. Toda idea tiene su tiempo y momento.

CINCO CAMINOS CREATIVOS PARA RECONOCER LO OBVIO:

- No se impresione porque la cosa siempre ha sido hecha como a las otras personas les gusta. Lo importante es saber: Cual es la manera más simple de hacerla?
- Imagine cómo sería si todo pudiese hacerse completamente al revés.
- Cuenta usted con la aprobación y participación del público en su proyecto?
- Qué oportunidades están pasando desapercibidas porque a ninguno le importó examinarlas?
- Cuales son las  necesidades específicas del caso?

Espero que esta reflexión nos sirva para ser mucho más obervadores, usar las cifras y datos para complementar nuestras decisiones, pero nunca dejar de lado ese sentido común, esa solución simple y obvia  a las cosas.


1 comentario:

Escriba aquí lo que opina respecto al artículo, o si requiere profundizar en algún tema puntual.